Tener un hijo es el sueño de muchas parejas, pero cumplir ese sueño no es posible para todos, en el caso de muchas mujeres, porque físicamente le es imposible lograrlo,  y también en el caso de los matrimonios homosexuales hombres, que por naturaleza, no pueden concebir.

Por ello muchos recurren a lo que se llama hoy en día como vientre en alquiler, una modalidad en la que una mujer o un hombre pide la ayuda de una mujer que esté en condiciones de concebir hijos, para que preste su vientre y pueda durante nueve meses llevar su hijo dentro, por lo que recibe luego un pago.

Una solución para muchos, un horror para otros

Desde el punto de vista de las mujeres que no pueden concebir sus hijos, la alternativa de un vientre en alquiler es lo que puede hacer que sus sueño se haga realidad, pero también esto representa una abominación para otros, por el hecho de que hoy incluso existen agencias que ayudan a conseguir un vientre en alquiler, por lo que todo esto se ha convertido en un negocio.

Y es que la alternativa de un vientre en alquiler lo hacen las parejas para conseguir tener un niño recién nacido, del cual están pendiente desde el día de la concepción, será como un hijo propio, y es que para las personas es importante ser padres, como lo es estar protegido, y por ello buscan los servicios de cerrajeros Vilanova, pata que sus casas estén seguras.

Pero contratar los servicios de los especialistas de la seguridad es algo legal, algo que está contemplado en las leyes, y es que no es ningún delito el solicitar a los cerrajeros que hagan que sus bienes estén seguros, pero comprar un hijo, que no tiene ni tu ovulo, ni tu espermatozoide, de una madre que ha prestado solo su vientre, es considerados en algunos países un hecho irregular.

Es un método ampliamente utilizado

El vientre en alquiler se empezó a utilizar, porque muchas mujeres podían concebir hijos, porque tienen óvulos, pero su útero no está en condiciones para albergar a un bebe, por ello se hace un fertilización in vitro con espermatozoides de la pareja hombre y los óvulos de la pareja mujer.

Una vez que el embrión se ha formado, y mediante un procedimiento medico estricto, este embrión se introduce en el vientre de otra mujer, que alquilar su vientre por un tiempo determinado, porque recibe dinero por ello, y al nacer, el bebé es entregado a sus padres, quienes lo han engendrado.

Hasta ese momento no hay ningún problema, pero luego el concepto de vientre en alquiler empezó a extenderse, y se comenzaron a alquilar vientres para albergar a embriones que son de espermatozoides y óvulos donados, o sea, que el bebé será al final entregado a una persona que no tiene su información genética, ni su sangre, por lo que a juicio de muchos, es un tráfico.